Buscar
  • María Luisa Braña

BIENVENIDOS A PEDAL

Actualizado: 7 ene

Abril - Octubre 2021

TEMORADA 1

María Luisa Braña


La Heroica Turismo Responsable les da la bienvenida a Pedal, un espacio de entrevistas, relatos, actualidad y todo lo relacionado con el turismo sostenible y su contribución a la Agenda 2030.



Qué vamos a trabajar?

Vamos a brindar herramientas para que todos los actores del sector turístico puedan orientar sus actividades hacia la sostenibilidad.

Agencias de viaje, operadores, alojamientos, guías de turismo, turistas, todos pueden orientar sus actividades turísticas hacia la sostenibilidad y en este espacio van a encontrar la manera más sencilla de hacerlo, porque el turismo sostenible es para todos!!

  • Vamos a trabajar mucho la gastronomía tradicional como patrimonio cultural y cuidado del medio ambiente.

  • Vamos a hablar de dichos, frases, expresiones idiomáticas de los destinos turísticos para fomentar el patrimonio cultural intangible, así nos conectamos con los destinos turísticos de una forma más profunda.

  • Vamos a conversar con especialistas y también con turistas que nos van a contar sobre sus destinos favoritos y sobre su ciudad, su pueblo, ellos van a ser anfitriones de su lugar!


Lighthouse

Nuestra guía son los ODS de la Agenda 2030, qué es esto?

En septiembre de 2015 la Organización de Naciones Unidas presenta la Agenda 2030, un documento con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que buscan el fin de la pobreza, el cuidado del medioambiente y un mundo más justo para todos.

Estos ODS se aplican a todos los ámbitos de nuestra vida: salud, educación, economía, deporte y turismo.

Si bien todos los ODS atraviesan el turismo, los ODS 8, 12 y 14 refieren en sus metas al turismo, y específicamente al turismo sostenible.

Estos ODS promueven un turismo sostenible que cuide el medio ambiente, promueva la cultura y fortalezca la economía de todos los destinos. Y esto es importante.

El desarrollo sostenible se sustenta sobre tres pilares: el medioambiental, el cultural y el económico.

Turismo sostenible

Por lo tanto, desarrollar un turismo sostenible es realizar acciones que cuiden el medioambiente, respeten la cultura y fortalezcan la economía de todos los destinos!

Cualquier actividad turística para que sea exitosa debe orientarse hacia la sostenibilidad.

Turistas, agentes de viajes, alojamientos, guías de turismo, todos podemos orientar nuestros productos y servicios hacia la sostenibilidad en todos los destinos.


Cómo?

Realizando buenas prácticas de turismo sostenible

Es decir, acciones que tengan en cuenta 3 cosas::

  • UNO Cuiden el medioambiente - tirar la basura en su lugar - no desperdiciar alimentos - elegir caminatas y paseos en bici - o promover en los turistas estas acciones que van a reducir la huella de carbono que producen los gases de efecto invernadero.

  • DOS Promuevan el respeto por el patrimonio cultural - aprender alguna palabra en el idioma local - respetar las rutinas de las comunidades - respetar las normas en las ciudades - o promover paquetes turísticos que den valor a la cultura local - material e inmaterial

  • TRES Fortalezcan la economía regional - comprar en mercados locales - disfrutar la gastronomía con productos regionales - y todo lo que podamos hacer y promover para que la mayor cantidad de plata posible quede en el destino.


Probablemente muchas de estas buenas prácticas ya están siendo implementadas en las actividades turísticas, desde Pedal iremos presentando otras buenas prácticas que se pueden incorporar, pero lo más importante es ponerse en acción.

Si bien es cierto que podemos ponernos objetivos ambiciosos para alcanzar la perfección en desarrollo sostenible, también es cierto que dando pequeños pasos avanzamos por el camino de la sostenibilidad de forma exitosa! Y vamos a ser parte de la solución!

Y esto es una buena noticia que hay que celebrar!

Mi nombre es María Luisa Braña de La Heroica y esto es Pedal.


INNOVACIÓN Y ENGAGEMENT SOSTENIBLE (T1 E3 9 abril 2021)


Turismo de naturaleza, turismo urbano, turismo de aventura, turismo de entretenimiento, turismo cultural, todos podemos desarrollar buenas prácticas de turismo sostenible.

El turismo sostenible es el que genera beneficios en el medioambiente, la cultura y la economía de cada destino.


Cuidar la limpieza de las playas, usar responsablemente el agua, elegir caminatas y paseos en bici para reducir huella de carbono, comprar en mercados locales, disfrutar de la gastronomía tradicional, diseñar paquetes turísticos que beneficien a la comunidad anfitriona, esas son buenas prácticas de turismo sostenible que todos los actores del sector pueden desarrollar en todas las actividades turísticas en el campo, en la ciudad, en los estadios de fútbol, en un recital, en un congreso.

TODOS!

Un turista puede comprar en mercados locales para fortalecer la economía local y contribuir con el ODS 8

Una agencia de viajes puede diseñar productos turísticos con guías locales que valoren la cultura del destino y contribuir así con el ODS 12

Un hotel puede consensuar con el huésped la cantidad de alimentos que se ofrece en el desayuno para evitar el desperdicio de comida y así contribuir con el ODS 12 y 13.

Un guía de turismo puede dar valor a sus circuitos a pie para reducir la huella de carbono y contribuir con el ODS 11 y 13


Y en estos tiempos tan difíciles de pandemia, orientar productos, servicios y viajes hacia la sostenibilidad va a hacer posible un proceso restaurador del medioambiente, la cultura y la economía de todas las actividades turísticas en todos los destinos.


Para que todo esto sea posible, es muy importante construir y fortalecer vínculos: entre el prestador de servicios y el touroperador, entre el touroperador y la agencia de viajes, entre el agente de viajes y el turista, entre el turista y el anfitrión del destino. Vìnculos basados en el compromiso y el respeto por el planeta y su gente.

Debe ser un engagement sostenible desde su concepción. Los productos y servicios deben comenzar a orientarse hacia la sostenibilidad y los turistas deben vivir sus viajes como una experiencia transformadora, que beneficie al patrimonio natural y cultural del destino anfitrión.


La gestión de los productos y servicios debe ser sostenible para que el vínculo con el turista y el anfitrión sea fuerte y genere beneficios positivos. Por eso es importante visibilizar, y comunicar buenas prácticas de turismo sostenible que refuercen el compromiso y motiven a otros. Prácticas sencillas y fáciles de aplicar para todos los actores del sector que permitan una interacción constante, que refuercen la confianza y que generen empatìa.


El turismo sostenible es un mensaje poderoso que visibiliza los valores de todos los actores del sector y llama a la acción a los que todavía no se han sumado a estos valores.

El turismo sostenible es rentable porque, además de ahorrar recursos, atrae y fideliza clientes.


La transformación digital, especialmente las redes sociales, permiten una interacción constante entre todos los actores del sector, estimulando acciones responsables y concientizando sobre problemas ambientales.

Este engagement sostenible cautiva y refuerza relaciones duraderas de conexión profunda, basadas en una experiencia satisfactoria, rentable y beneficiosa para todos.

De esta manera todos podemos ser parte de la solución!



TURISMO URBANO SOSTENIBLE (T1 E5 16 abril 2021)


La sostenibilidad en el Turismo refiere al equilibrio que debe existir entre el cuidado del medioambiente, la protección de la cultura y el fortalecimiento de la economía en todas las actividades turísticas. La sostenibilidad es una forma de hacer turismo, una línea de desarrollo. El Turismo Sostenible no indica un nicho de ventas, sino que se concibe como una forma de gestión.

El Turismo Sostenible muchas veces se asocia con el turismo de naturaleza, el turismo ecológico o el turismo de aventura, pero si consideramos a la sostenibilidad como una forma de gestión, el Turismo Sostenible se puede desarrollar en cualquier nicho de turismo.

Un ejemplo es el Turismo Urbano Sostenible que refiere al desarrollo de actividades turísticas realizadas en las grandes urbes y que tienen en cuenta los 3 pilares de la sostenibilidad: el cuidado del medioambiente, la protección de la cultura y el fortalecimiento de la economía.


¿Cómo puede desarrollarse el Turismo Urbano desde la sostenibilidad?

Para lograr un equilibrio entre patrimonio cultural, natural y economía local, el Turismo Urbano debe tener en cuenta Buenas Prácticas del Turismo Responsable. Tanto los turistas como los prestadores deben realizar y promover acciones que reduzcan la huella de carbono, cree puestos de trabajo y celebre las tradiciones culturales.


Buenas Prácticas medioambientales

Planificar la movilidad en transporte público, bicicleta o caminatas es un buen inicio para reducir la contaminación y contribuir con la calidad del aire. Gestionar adecuadamente los residuos, no desperdiciar alimentos en los alojamientos y reducir la basura que dejan los turistas en los circuitos son acciones clave para cuidar el medioambiente.

Buenas prácticas para celebrar la cultura

El patrimonio cultural de las ciudades se puede promover desde la gastronomía, las visitas a museos, la música, las normas de tránsito. Promover el respeto por los hábitos y costumbres de los habitantes del destino contribuye con el desarrollo sostenible del turismo urbano, ser respetuosos con los horarios de descanso, las rutinas y las normas locales son buenas prácticas de turista responsable.

Buenas prácticas para fortalecer la economía

Fortalecer la economía desarrolla un turismo urbano sostenible, promover hábitos de consumo responsable crea puestos de trabajo. Promover la gastronomía tradicional, incentivar las visitas a mercados regionales, comprar productos a emprendedores locales son Buenas Prácticas que fortalecen la economía del destino.


Ahora pensemos de qué manera, Turismo urbano Sostenible contribuye con la Agenda 2030. La Agenda 2030 es un conjunto de 17 objetivos de desarrollo sostenible que presenta Naciones Unidas en septiembre de 2015 y que representan las prioridades que debemos tener en cuenta para alcanzar un mundo más justo para todos.

Las Buenas Prácticas del Turismo Urbano Sostenible contribuyen directamente con las metas de los ODS 8, 11, 12 y 13 de la Agenda 2030.

ODS 8 Trabajo decente y Crecimiento económico: promoviendo hábitos de consumo responsable.

ODS 11 Ciudades y comunidades sostenibles: motivar paseos por espacios verdes, planificar el uso en transporte público o caminatas para cuidar la calidad del aire y reducir la contaminación.

ODS 12 Producción y consumo Responsable: promoviendo la cultura y los productos locales.

ODS 13 Acción por el clima: realizando acciones para concientizar sobre el cambio climático.


Hoteles, traslados, circuitos guiados, tour de compras, parques de atracciones, todas las actividades turísticas realizadas en las grandes urbes pueden desarrollarse desde la sostenibilidad. El Turismo Urbano Sostenible es una forma de gestión que deja un buen legado, que se compromete con el planeta y su gente. El Turismo Urbano Sostenible es rentable, resiliente, reparador y contribuye con los ODS de la Agenda 2030 para un mundo mejor.

Desarrollando un turismo sostenible podemos ser parte de la solución!!



MOVILIDAD SOSTENIBLE (T1 E7 23 abril 2021)


Existe una forma eficiente, limpia y saludable de movilizarnos por los destinos turísticos sin contaminar el ambiente, sin producir gases de efecto invernadero y conectando profundamente con el entorno natural y cultural del destino elegido para nuestro viaje. La bici.

La movilidad sostenible es un modelo que permite el traslado de las personas de forma accesible, efectiva y reduciendo la contaminación.

La forma actual de movilidad en la mayoría de las ciudades (ciudades pequeñas, intermedias o grandes urbes), tiene un impacto significativo sobre la calidad del aire, la cultura, los hábitos y la salud de los habitantes y de los turistas. El crecimiento del parque automotor genera congestión de tránsito con la consecuente pérdida de tiempo dentro de los vehículos, exceso de gasto en combustible, hacinamiento en los transportes, inseguridad, mala calidad del traslado y contaminación del aire. El transporte genera la cuarta parte de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, que provoca muchas de las enfermedades que padecen los habitantes y el alejamiento de los turistas.


La movilidad sostenible llega para revertir ese impacto. La bicicleta, el transporte público eficiente, las áreas públicas para caminatas y el acceso a plazas y espacios verdes, reduce la huella de carbono, mejora la calidad de vida urbana, el bienestar colectivo y fortalece el vínculo entre turistas y anfitriones.


La movilidad sostenible, generar beneficios:

En la economía: recorrer el destino en bici o caminando te acerca a los productos, a los mercados atendidos por gente de la comunidad, de la ciudad.

Beneficios en la cultura: recorrer el destino en bici o caminando te conecta con los hábitos y costumbres de los anfitriones, te conecta con el destino de una manera profunda, descubriendo secretos y rincones maravillosos que dentro del auto pasan desapercibidos.

Beneficios en el medioambiente: el transporte público eficiente, la bici y las caminatas reducen la huella de carbono y conecta al turista con el patrimonio natural del destino. Los árboles de las plazas, las flores de los balcones, las huertas urbanas y el clima del destino se aprecian profundamente desde el terreno, caminando, recorriendo en bici el lugar.


La movilidad sostenible en las ciudades es un cambio en los estilos de vida, en la organización de las ciudades, en la oferta turística, es un poderoso mensaje cultural, medioambiental y económico. En esta coyuntura de crisis de pandemia, la movilidad sostenible es una opción que une, que fortalece el vínculo con el anfitrión, que restaura los destinos.


El ODS 11 de la Agenda 2030 nos impulsa a redoblar nuestros esfuerzos para proteger y salvaguardar nuestro patrimonio natural, reduciendo el impacto ambiental negativo en las ciudades, prestando especial atención a la calidad del aire. También nos convoca a promover el transporte público y mejorar la seguridad vial. La movilidad sostenible contribuye directamente con este Objetivo de Desarrollo Sostenible.


El turismo urbano también puede ser sostenible. Promover el uso de transporte público, la bicicleta o los circuitos a pie es la clave para desarrollar un turismo urbano sostenible, rentable, resiliente y responsable. El turismo urbano tiene la posibilidad de generar beneficios al planeta y a la gente. Los turistas y actores del sector que orienten sus viajes, productos y servicios hacia la sostenibilidad podrán ser parte de la solución a la lucha contra el cambio climático.



CAMBIO CLIMÁTICO Y TURISMO (T1 E9 30 abril 2021)

Desde el aumento del nivel del mar hasta huracanes y grandes sequías, los efectos del cambio climático influyen directamente en las actividades turísticas, perjudicando a todos los actores del sector y a las comunidades anfitrionas.


El cambio climático es una variación global, significativa y permanente del clima producida por elevadas concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI). Estos gases, en condiciones normales hacen de la tierra un lugar habitable porque impiden que el calor del sol se propague hacia el espacio. Pero, cuando estos gases aumentan sus niveles por la industrialización desmedida, la deforestación o agricultura a gran escala, el efecto invernadero comienza a generar el aumento de las temperaturas y sus consecuencias.


Las actividades turísticas también son responsables de la emisión de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, pero a la vez, el sector turístico es capaz de tomar acción por el clima para revertir el impacto que genera el cambio climático. Por lo tanto, es necesario ponerse en acción para garantizar actividades turísticas que reduzcan su huella de carbono y permitan, a su vez, la resiliencia del sector, mitigando el impacto y adaptándose rápidamente a los cambios.


El ODS 13 de la Agenda 2030 nos impulsa a ponernos en acción por el clima, a fortalecer nuestra resiliencia y nuestra capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales en todos los países. Este Objetivo de Desarrollo Sostenible en su meta 3 también nos convoca a mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional en relación con la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.


El sector turístico es vulnerable a los efectos del cambio climático, generando inseguridad para el turista y pérdidas económicas para las comunidades anfitrionas.


Las grandes inundaciones provocan el aumento del nivel del mar erosionando las playas y ocasionando pérdida de actividades en los destinos turísticos costeros, la mala calidad de aire en las ciudades provoca que los turistas no visiten determinados destinos provocando el colapso de la economía que se desarrolla alrededor de las actividades del sector.


Los efectos del cambio climático nos perjudican a todos. Por eso es necesario poner en práctica acciones que permitan compensar el daño hecho y comenzar a generar beneficios restauradores y regenerativos.



El turismo tiene la capacidad de desarrollarse de manera sostenible para beneficiar al planeta y a su gente. Un turismo sostenible brinda herramientas resilientes que permiten mitigar el impacto del cambio climático y acelerar el proceso de recuperación.

Desarrollar buenas prácticas de turismo sostenible beneficia a todos los actores del sector. Estas buenas prácticas son acciones concretas, eficaces y sencillas de implementar que generan beneficios medioambientales, culturales y económicos.


El dióxido de carbono y el metano son gases de efecto invernadero producido por la combustión de los vehículos y la basura entre otras cosas, por lo tanto es necesario promover viajes y elegir viajes que inviten a:

¬ Elegir caminatas y paseos en bici reduciendo la combustión de los vehículos

¬ Reducir el desperdicio de alimentos que provoca basura, servirse en el plato lo que vamos a consumir

¬ Cuidar la limpieza de las playas y ciudades para reducir la basura - reducir el consumo de bolsas plásticas

¬ Consumir productos locales y disfrutar de la gastronomía tradicional con productos de estación y de km cero, esto es alimentos producidos en la zona, para evitar el traslado y reducir la huella de carbono.


Si bien las actividades turísticas generan gases de efecto invernadero, también pueden generar beneficios a las comunidades anfitriones. Para que esto sea posible es necesario realizar y promover viajes conscientes y responsables, planificar la oferta turística y planificar los viajes teniendo en cuenta no solo la satisfacción del turista, sino también las comunidades anfitrionas. Generar vínculos con el anfitrión del destino, respetar sus rutinas, su gastronomía, su gestión de residuos, sus normas.


También es importante visibilizar estas acciones, comunicar las buenas prácticas de turismo sostenible para concientizar y motivar a todos los turistas y a todos los actores del sector a sumarse a este cambio!

En todos los destinos!


De esta manera vamos a crear bases sólidas de un turismo restaurador, de un turismo regenerativo. De esta manera vamos a ser parte de la solución!



TURISMO SLOW (T1 E11 7 mayo 2021)


El Turismo Slow es una forma de hacer turismo, es un turismo que involucra un proceso de reflexión a la hora de planificar un viaje o diseñar productos y servicios turísticos. Ese proceso reflexivo tiene que ver con considerar los beneficios que genera la actividad turística en los destinos según el tiempo que dedicamos a los viajes. El turismo slow es la disposición a planificar el viaje con un propósito, es la capacidad de detenerse a contemplar cada detalle de mis paseos sin horarios apretados, es la dicha de saber que puedo disfrutar de un mismo lugar el tiempo que necesite, sin prisa, aprovechando el tiempo y sin itinerarios sobrecargados.

El turismo slow tiene una percepción significativa del tiempo que implica vincular la experiencia turística con el destino anfitrión de manera estrecha y profunda para descubrir la intensidad de su patrimonio natural y cultural. Es tener en cuenta lo que ofrece el destino desde el inicio del viaje y celebrar sus hábitos, sus costumbres y su espacio natural. Se presta mucha atención al binomio diversión-celebración, es decir, el turismo slow, no sólo diseña actividades turísticas para divertirse, sino también para celebrar la diversidad cultural, para celebrar la belleza de su patrimonio natural, para celebrar y aprender un mundo nuevo. Y para eso es necesario parar el tiempo, planificar con cuidado y viajar a conciencia.


Desarrollar un turismo slow no significa cambiar mis preferencias de viajes, sino experimentarlo de una manera única, disfrutando de cada detalle y conectando con el destino profundamente y sin prisa. Ya sea en mi playa preferida, en la ciudad que paseo habitualmente, en lo alto de una montaña o en el medio del campo, siempre puedo comenzar a experimentar mi viaje de manera slow, conectando con el entorno, con la gente y cuidando el medioambiente.

Son recomendables los viajes de cercanía, aprovechar los destinos dentro de mi municipio o mi provincia y pasar más tiempo en un mismo lugar. Más cerca, más tiempo, más información del destino, son los requisitos ideales del turismo slow. Dedicar el mayor tiempo posible a la planificación y disfrute de mis viajes es la clave para desarrollar un turismo slow. Además, viajar de manera más pausada y sostenible es una actitud generosa con el entorno, porque el turista tiene la posibilidad de vincularse con el destino anfitrión no sólo para beneficiarse con situaciones placenteras, sino también para generar beneficios al entorno natural, cultural y económico del destino.

El turismo slow genera muchos beneficios económicos en toda la cadena de las actividades turísticas. Diseñar, planificar y promover productos turísticos de forma slow atrae y fideliza clientes. Elegir destinos slow para mis paseos permite aprovechar mejor mi dinero y se crean puestos de trabajo porque compro productos regionales y contrato servicios locales en un mismo lugar y por más tiempo.

El turismo slow no es un nicho de ventas, es una forma de diseñar, gestionar y experimentar viajes en todos los destinos! El turismo slow es una herramienta que desarticula el concepto de overtourism o sobredensificacion turística, porque el éxito no está asociado a la cantidad de turistas que visitan el destino, sino a la calidad de los viajes y del vínculo que se construye entre el turista y el destino anfitrión. El turismo slow tiene su correlato en el concepto de turismo sostenible porque puede crear hábitos de consumo beneficiosos para el planeta y su gente y contribuye con la Agenda 2030 para un mundo mejor.

Cuales son las buenas prácticas de turismo slow que podemos desarrollar en nuestros viajes:

SÍ - Buenas Prácticas

  • Planificación: Planifica tus viajes, así conoces de antemano algunas costumbres del destino que te pueden ayudar a aprovechar de mejor manera tu tiempo y tu dinero sin contaminar el ambiente y generando beneficios para la comunidad local (distancias - transporte público - hoteles responsables - guías locales - gastronomía local - idioma - etc).

  • Un destino por más tiempo: Disfrutá de tus vacaciones en un solo lugar, preferentemente en destinos menos tradicionales, los que necesitan de tu visita para reactivar su economía y celebrar su cultura. Más días y menos destinos es la clave para el turismo Slow

  • Conectar con el entorno: Prestá atención a los sonidos de tu destino, escuchá lo que sucede a tu alrededor en silencio, reducí la contaminación auditiva para conectar con el entorno natural y social del destino.

  • Protocolos de bioseguridad: Solicita información a tu agente de viajes sobre los protocolos de bioseguridad implementados en esta época de pandemia, para ser respetuoso con el prestador de servicios, cuidar tu salud y la de todos.

  • Tiempo: Tomate tu tiempo para disfrutar del paisaje, de una sobremesa, de una caminata, de una compra en un mercado local, de un atardecer. Realiza tus actividades con el tiempo necesario para conectarte con el entorno, ya sea un entorno urbano o rural.

  • Baja temporada: disfruta de destinos en las temporadas menos visitadas para reducir el impacto de la sobredosificación turística.

  • Celebrar: Recuerda privilegiar el binomio diversión-celebración, es decir, realizar actividades turísticas pensando en divertirse, pero también en celebrar, en celebrar las costumbres, la naturaleza, la posibilidad inigualable de conocer un mundo nuevo (dicha y privilegio de pocos).

  • Comunicación y feedback: Cuando regreses de tus viajes, conectate con tu agente de viajes o tu hotel para comentarle tu satisfacción en los servicios. Visibiliza en tus redes tus mejores recuerdos y tus mejores fotos, tu mensaje puede ser muy poderoso para motivar a otros a sumarse al espíritu del turismo slow.

Estas buenas prácticas contribuyen con los ODS 8, porque fortalecen la economía del destino, con el ODS 12, porque celebran los hábitos y costumbres de las comunidades anfitrionas y con el ODS 13 porque refuerzan nuestro compromiso con el cuidado del medioambiente.

El turismo slow es una nueva aventura, es una forma nueva de experimentar los viajes y tener la dicha de vivirlos profundamente, conectando con el planeta y su gente. Con el turismo slow tenemos la oportunidad de construir un mundo mejor a través de actividades turísticas que piensan en el aprovechamiento del tiempo libre y también en celebrar la vida y la diversidad cultural.



SOBREDENSIFICACIÓN TURÍSTICA (T1 E13 14 mayo 2021)

Sobredensificación Turística refiere al fenómeno que registra un flujo excesivo de turistas en un destino en relación con el espacio y los servicios disponibles. Este fenómeno no produce efectos positivos en el entorno natural, cultural y económico de ese destino anfitrión, y puede tener un efecto multiplicador en todos los actores del sector.

Este fenómeno se diferencia de los Destinos Turísticos Sostenibles, que gestionan de manera eficiente y provechosa los volúmenes de turistas para que generen beneficios actuales y dejen un buen legado en el patrimonio sociocultural, ambiental y económico de las comunidades anfitrionas.

El fenómeno de la Sobredensificación Turística o el exceso de turistas que visitan un determinado destino, se produce en lugares que se ponen “de moda”, se presentan como “imperdibles” o “los clásicos”, por una cuestión de estacionalidad (centros de ski, playas etc.) o porque se organizan eventos masivos puntuales, como es el caso de Recitales, Ferias, Congresos, Eventos Deportivos, etc. De esta manera, la sobredensificación de un destino y sus efectos, puede registrarse de manera continua, temporal o puntual por un Evento específico.

Sin una Gestión Sostenible del Turismo en estos destinos, se comienza a evidenciar un deterioro del entorno natural, cultural y económico del lugar. Para lograr un crecimiento provechoso del Turismo es necesario pensar en un desarrollo sostenido y sostenible. El desarrollo sostenido, que lleva a la sobredensificación de un destino, ya no puede considerarse como una fórmula rentable de éxito para la industria.

¿Qué es Gestionar de manera sostenible un destino turístico?

La Gestión Sostenible implica tener en cuenta los 3 pilares de la sostenibilidad:

Cuidado del medioambiente

Protección del patrimonio cultural

Fortalecimiento de las economías regionales.


La Gestión Sostenible de los destinos turísticos es inclusiva, responsable e incorpora modalidades de consumo y producción sostenibles. Además, fomenta la participación de todos los actores involucrados para optimizar beneficios económicos respetando las particularidades del patrimonio social y natural del entorno en cuestión.

Las gestiones sostenibles logran una articulación virtuosa entre el turista, el entorno natural que se visita, los habitantes locales y la economía regional.

La Gestión Sostenible pone en el foco de su atención al Turista Responsable como principal consumidor. El Turista Responsable es el que tiene hábitos de consumo sostenibles, y con un papel más activo en la toma de decisiones para optar por un turismo más experiencial. Un Turista Responsable consume Productos Turísticos Sostenibles de calidad y busca experiencias auténticas, educativas y en contacto con la comunidad anfitriona.

La Gestión Sostenible del Turismo contribuye con la Agenda 2030. En las metas de los ODS 8, 12 y 14 se encuentran contenidos los valores de sostenibilidad que deben ser prioritarios para desarrollar un Turismo Sostenible que “cree puestos de trabajo y promueva la cultura y los productos locales” en todos los destinos (ODS 8 y 12).


¿Cómo revertir el impacto de la Sobredensificación sin perder rentabilidad?

Ser Sostenible es ser rentable.

Hablar de Turismo Sostenible no significa dejar de lado las comodidades, el consumo ni los beneficios económicos. Una Gestión Sostenible del Turismo maximiza la rentabilidad porque procura dejar un buen legado en el entorno cultural y natural.

Ser Sostenible es ser rentable, porque efectiviza el uso de los recursos, atrae Turistas Responsables como clientes y fideliza clientes que quieren orientarse hacia la sostenibilidad. Ser sostenible es ser rentable porque ahorramos recursos, ganamos clientes y prolongamos el éxito de la industria dejando un buen legado. Ser sostenible es ser rentable porque el crecimiento es sostenido y sostenible.

Incorporar y aplicar estrategias y herramientas adecuadas es la clave para vincular competitividad, rentabilidad y sostenibilidad. Una gestión sostenible de las actividades turísticas permite reducir costos, atraer nuevos clientes y construir un buen legado a futuro.

La sostenibilidad es un valor ético y rentable.

No se trata de vender menos ni de ganar menos. No se trata de dejar de consumir o de crecer, sino de adoptar Buenas Prácticas que den valor a las actividades turísticas y generen un desarrollo sostenido y sostenible. La clave es reflexionar sobre el significado del “éxito” de las actividades turísticas.

No se trata de saturar un destino o una actividad hasta exprimirla y extinguirla, sino de efectivizar sus recursos, beneficiar su entorno natural, cultural y económico para dejar un buen legado y promover un desarrollo a futuro. Se trata también de reactivar otros destinos, de poner en valor sus atractivos y gestionarlo de manera sostenible.

No se trata, como turistas, de perder confort o calidad de servicio. No se trata de elegir solo destinos ecológicos o culturales. Puedo elegir un tour de compras si lo organizo reflexionando sobre la sostenibilidad, esto es, con hábitos responsables de consumo: llevo mi bolsa, reduzco desperdicios, compro a productores locales, promuevo las economías regionales, elijo gastronomía tradicional, respeto las costumbres de los comerciantes, etc.

El desafío es articular rentabilidad, buenas experiencias y sostenibilidad.

Una actividad turística sostenible conecta al turista con el anfitrión, al cliente con el operador, al entorno natural y cultural con el factor económico. Ser sostenible es ser empático, motivador y líder. Empático para conectar con el otro, con el entorno y con la rentabilidad. Motivador para comunicar de manera efectiva las Buenas Prácticas del Turismo Responsable. Y Líder para llevar el mensaje a todos y contagiarlo.

Desarrollar un Turismo Sostenible Competitivo implica mirar de manera integral los recursos, las políticas, las acciones, la infraestructura y los actores del sector. De esta manera, una actividad turística sostenible es eficaz, competitiva, rentable y con más oportunidades de perdurar y lograr una conexión más fiel con todos los involucrados.

Este es el Turismo que ya está en marcha, un Turismo Sostenible que promueve valores, prioriza buenas experiencias, celebra Buenas Prácticas y es visiblemente rentable. Así vamos a poder ser parte de la solución!!



DIVERSIDAD CULTURAL (T1 E15 21 mayo 2021)

La humanidad se expresa a través de una multiplicidad de manifestaciones culturales. El patrimonio cultural de la humanidad es el legado que recibimos de nuestros antepasados, que nos apropiamos en nuestro presente y que vamos a transmitir a nuestras futuras generaciones.

Este patrimonio cultural diverso se expresa a través de la arquitectura, los museos, la literatura, y también a través de expresiones vivas heredadas como las tradiciones orales, los hábitos sociales, la gastronomía, las costumbres, las rutinas, las fiestas populares. Este patrimonio cultural inmaterial sostiene a las comunidades, las identifica de forma robusta, fortalece su identidad y es fuente de inspiración para la creatividad y la innovación que generan nuevos productos culturales.

El respeto por la diversidad cultural es motor del desarrollo de las comunidades porque impulsa el crecimiento de sus productos, es decir, de su gastronomía, de su música, de sus artesanías. El turista responsable que valora las cultura del destino que visita, elige probar la comida tradicional del lugar, compra productos regionales y contrata guías locales para generar trabajo decente. Estas son acciones y gestos concretos que podemos realizar en cualquier destino y que nos definen como turistas responsables.

Los medios de comunicación y las redes sociales constituyen un lugar importante para multiplicar este mensaje poderoso y para motivar a todos los actores del sector a generar acciones y actitudes de respeto por la diversidad cultural.


El Turismo Sostenible es capáz de crear puentes entre los diversos patrimonios culturales de todos los destinos. El Turismo Sostenible tiene la fuerza para enriquecer, fortalecer y promover el patrimonio cultural de las comunidades anfitrionas. Disfrutar de la cultura y celebrar las tradiciones se concreta en elegir un plato de rabas si visito Mar del Plata en Argentina, una bandeja paisa si visito el eje cafetero en Colombia o una feijoada en Brasil. El respeto por la diversidad cultural se manifiesta en la adaptación a las rutinas de los vecinos de las comunidades anfitrionas de los destinos turísticos, respetar los horarios de la siesta, respetar las normas de tránsito, las tradiciones religiosas.

Los turistas responsables que disfrutan de la cultura del lugar que visitan promueven los productos culturales y fortalecen vínculos de paz, inclusión y justicia, de esta manera contribuyen con la Agenda 2030, especialmente con el ODS 12 PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLE y el ODS 16 PAZ, JUSTICIA E INSTITUCIONES SÓLIDAS.

El turismo sostenible es capaz de superar las barreras culturales que construyen los estereotipos que llevan a la discriminación y a la mayoría de los conflictos sociales actuales. Las actividades turísticas responsables que promueven el respeto por la diversidad cultural fortalecen la tolerancia, la empatía y el intercambio de experiencias culturales. Realizar buenas prácticas de turista responsable promueve el diálogo fraterno entre los turistas y anfitriones y crea puentes de paz y entendimiento que fortalecen el camino hacia un mundo mejor.




DÍA MUNDIAL DEL TURISMO RESPONSABLE - 2 JUNIO (T1 E17 28 mayo 2021)


Turista Responsable es aquel que desarrolla buenas prácticas sostenibles en todos los destinos que visita. El turista sostenible planifica, desarrolla y comunica sus viajes pensando en pasar un momento inolvidable y dejar un buen legado en la comunidad anfitriona.

En estos tiempos de pandemia, el turismo responsable es un concepto que se ha visibilizado en relación al cumplimiento de los protocolos de bioseguridad implementados por las autoridades sanitarias, y eso es muy importante y complementario de una gran variedad de buenas prácticas que todos podemos desarrollar en todos los destinos.

Las buenas prácticas de turistas responsables son acciones concretas y sencillas de implementar en todos los destinos que visitamos, las buenas prácticas tienen en cuenta al planeta y a la gente y se sustentan en los tres pilares de la sostenibilidad:

  • El cuidado del medioambiente

  • El respeto por la diversidad cultural

  • El fortalecimiento de la economía

El turista responsable planifica su viaje de manera sostenible, desde el preciso momento que decide realizar un viaje ya está pensando cómo dejar un buen legado en ese lugar, cómo reducir su huella de carbono, cómo conectar profundamente con el patrimonio cultural y cómo fortalecer la economía local. El turista responsable, elige la gastronomía local para disfrutar sabores nuevos y conectar con la cultura local, el turista responsable realiza circuitos a pie para reducir su huella de carbono, el turista responsable respeta los protocolos de bioseguridad de cada destino y es empático con el esfuerzo que desarrollan los prestadores de servicios turísticos en estos tiempo de pandemia. El turista responsable la pasa bien y celebra la naturaleza, celebra la cultura y genera beneficios económicos a las comunidades anfitrionas.

No es necesario cambiar mis destinos favoritos para desarrollar buenas prácticas de turista responsable, a veces se asocia al turista responsable con aquellos turistas que prefieren destinos de naturaleza, pero es necesario dejar en claro que todos podemos ser turistas responsables en todos los destinos turísticos: puedo cuidar la limpieza de las playas y de las ciudades, puedo elegir caminatas en el campo y en la ciudad, puedo respetar la siesta de los vecinos en un pueblo o las normas de tránsito cuando asisto a un evento deportivo. En el campo, en la playa, en las ciudades, en un estadio, todos podemos ser turistas responsables y desarrollar buenas prácticas de turismo sostenible.

Los turistas responsables con sus buenas prácticas contribuyen, probablemente sin saberlo, con la Agenda 2030, especialmente con los ODS 8, 12 y 14 que promueven un turismo sostenible que cuide el medioambiente, promueva los productos culturales y cree puestos de trabajo decente.

En estos tiempos difíciles para el turismo, el turista responsable es la respuesta a todas las dificultades, es el que lidera el cambio, el que lidera este turismo sostenible que ya está en marcha gracias a la demanda de estos turistas responsables que hace tiempo están desarrollando buenas prácticas sostenibles.

A todos ellos los aliento a seguir confiando en esta forma de experimentar los viajes, de conectar con el entorno, de reactivar las economías y los animo a motivar a todos esos turistas que aún no se han sumado a esta iniciativa.



DÍA MUNDIAL DEL MEDIOAMBIENTE - 5 JUNIO (T1 E19 4 junio 2021)

El Turismo Sostenible es capaz de realizar prácticas que permitan regenerar los ecosistemas, restaurar el daño producido durante tantos años y potenciar los beneficios que estos ecosistemas brindan al planeta y a la gente.

El desarrollo sostenido de las actividades turísticas genera un profundo daño a los ecosistemas, la explotación y el uso indiscriminado de los recursos durante los viajes ha generado un impacto negativo en el medioambiente que repercute en la calidad de vida de las comunidades. Las actividades turísticas también se ven comprometidas por este daño ocasionado, la calidad del aire de las ciudades, las inundaciones o los fenómenos climatológicos extremos, han ocasionado la pérdida de actividad en algunos destinos turísticos, con la consecuente repercusión en la economía.


Es necesario transformar ese desarrollo sostenido en desarrollo sostenible, esto es, un desarrollo de las actividades turísticas que tenga en cuenta la rentabilidad, la cultura y el cuidado del medioambiente, para dejar un buen legado en las comunidades anfitrionas, para poder disfrutar hoy de los destinos y también las futuras generaciones. El desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones, como lo plantea el Informe Brundtland, presentado por Naciones Unidas en 1987 y coordinado por la por entonces Ministra Noruega de Medioambiente Gro Harlem Brundtland. Este desarrollo implica un cambio muy importante en cuanto a la idea de sustentabilidad, es decir que, el cuidado del medioambiente está relacionado a la cultura y a la economía de la comunidad anfitriona. Las prácticas sustentables de cuidado del medioambiente deben incorporarse en los hábitos de las personas y van a generar beneficios económicos. Estos tres pilares: el cuidado del medioambiente, la conservación de la cultura y el fortalecimiento de la economía permiten un desarrollo sostenible de nuestras actividades turísticas. El desarrollo sostenible se transforma en desarrollo sostenible y los beneficios se multiplican.

El cuidado del medioambiente, si se internaliza como un hábito va a generar beneficios económicos a las comunidades anfitrionas. En estos tiempos de pandemia, como una estrategia para reactivar el turismo, se ha fortalecido el diseño y promoción de productos turísticos relacionados con la naturaleza, con los destinos de cercanía, con los espacios al aire libre, para evitar los espacios cerrados que provocan la circulación del virus. Es el momento oportuno para impulsar buenas prácticas que cuiden el medioambiente en todos los destinos, es el momento oportuno para generar más conciencia sobre el uso responsable de los recursos y aprovechar para internalizar ciertas prácticas como hábitos saludables:

Usar barbijos reutilizables para reducir los residuos

Realizar caminatas para reducir la combustión de los vehículos

Tomar un café en taza en vez de vasos tipo “take away” para reducir el plástico de 1 solo uso

Consumir productos km0 para reducir huella de carbono

Estas acciones sencillas de implementar nos permiten proteger y restaurar la biodiversidad en cada destino y contribuir a la lucha contra el cambio climático. Restaurar y proteger nuestro patrimonio natural permite a las actividades turísticas que se perduren en el tiempo, atrayendo y fidelizando clientes y generando beneficios a la calidad de vida de las comunidades anfitrionas.

La Agenda 2030, en sus ODS 13 y 15, nos exhorta a restaurar nuestro patrimonio natural para proteger a las personas, y generar espacios de educación y sensibilización en relación con la mitigación del cambio climático, la adaptación a él y la reducción de sus efectos.

En todos los destinos turísticos es posible realizar buenas prácticas que permitan la restauración de los ecosistemas y la protección de la biodiversidad. Si bien se asocia el cuidado del medioambiente a destinos de naturaleza o ecológicos, es posible poner en acción a todos esos turistas y proveedores de servicios que desarrollen un turismo urbano. El turismo urbano sostenible tiene el potencial de generar beneficios en el medioambiente:

Los hoteles urbanos pueden promover el consumo responsable de agua con la reutilización de las toallas, pueden generar conciencia en el consumo apropiado de los alimentos en los desayunos para evitar el desperdicio, pueden decorar sus jardines con plantas nativas que fortalecen el equilibrio de los ecosistemas.

Los guías de turismo pueden promover circuitos a pie para reducir huella de carbono y los turistas pueden aprovechar las plazas y los espacios al aire libre para generar más oferta de productos turísticos orientados hacia la sostenibilidad.

La restauración de nuestro patrimonio natural y el cuidado del medioambiente es una tarea global de la humanidad, y el turismo sostenible tiene el potencial para sumarse a esta noble iniciativa con buenas prácticas poderosas.



DÍA MUNDIAL DE LOS OCÉANOS - 8 JUNIO (T1 E21 8 junio 2021)


A quien le gusta ir a la costa durante las vacaciones de verano?

Maravilloso disfrutar de la playa, de la arena, pasarse el día entero mirando las olas, y a la noche, bien bronceados, salir al puerto a comer unas rabas, unos cornalitos. Se me hace agua la boca!!

El mar y las playas son escenario fundamental de las actividades turísticas en vacaciones de verano y durante todo el año. Las actividades turísticas costeras generan momentos inolvidables para los turistas y muchos puestos de trabajo para las comunidades anfitrionas.

Pero también es verdad que el crecimiento sostenido, la sobredensificación del turismo y la gestión no sostenible generan daños significativos a los océanos y a la vida submarina.

La contaminación por plásticos, la combustión de los vehículos que aumentan la producción de gases de efecto invernadero provocan la acidificación de los océanos, es decir un cambio en la composición del agua que afectan al planeta y a la gente.



Los océanos son el motor que hace posible la vida en la tierra. El océano regula el clima, el agua potable, el oxígeno y proporciona alimento. Gestionar adecuadamente las actividades turísticas permite generar un proceso restaurador de los daños ya causados y beneficios a futuro.

Proteger el mar debe ser una prioridad de todos los turistas que disfrutamos de unas vacaciones en la costa. Las actividades turísticas en la costa deben generarse de manera sostenible para generar beneficios a la vida submarina, a las comunidades anfitrionas y a los turistas. Poner especial atención al cuidado de los océanos permite que las actividades turísticas se perpetúen, que la comunidad anfitriona mejore su salud y fortalezca su economía.

Las actividades turísticas deben promover:

  • Cuidar la limpieza de las playas

  • Reducir el consumo de plásticos de 1 solo uso

  • Elegir recorridos a pie para reducir la combustión de los vehículos

  • Consumir gastronomía de mar que se generó de la pesca sostenible

El ODS 14 de la Agenda 2030 nos impulsa a desarrollar estas buenas prácticas para proteger los ecosistemas marinos, las comunidades anfitrionas y reducir la acidificación de los océanos.

Estas buenas prácticas son concretas y sencillas de implementar para los turistas, los prestadores de servicios y las agencias de viaje. Contribuyen a la lucha contra el cambio climático, y son un mensaje poderoso para aquellos que todavía no se han sumado a la iniciativa.

Nuestras vacaciones en la costa pueden ser un momento de diversión y de celebración de la vida, de respeto por la diversidad para generar beneficios restauradores al planeta y a la gente.



GASTRONOMÍA SOSTENIBLE - 18 JUNIO (T1 E23 18 junio 2021)

La gastronomía sostenible tiene en cuenta al planeta y a su gente durante el proceso de producción, preparación y consumo de los alimentos.

La gastronomía sostenible implica prestar especial atención al origen de los alimentos, a la forma de prepararlos, y al consumo óptimo de los mismos.

Comencemos desde el principio:

En la producción: La gastronomía sostenible utiliza productos de km 0, es decir, productos de producción local que no recorren mucho camino desde la cosecha a la mesa, por lo tanto no contaminan el aire con la combustión del traslado y así reducen la huella de carbono. Para lograr esto, la gastronomía sostenible establece vínculos estrechos con los productores vecinos garantizando así, productos frescos, sanos y de estación. Comprar a productores locales fortalece las economías regionales.


En la preparación: la gastronomía sostenible implica hacer un uso adecuado de los productos, evitando el desperdicio y elaborando comida rica, nutritiva y bien presentada. Las manos que preparan los alimentos imprimen la cultura de la región, la diversidad de sabores, aromas, colores concentran las costumbres heredadas de todos los pueblos, las tradiciones familiares, la idiosincrasia de los pueblos. La gastronomía tradicional es el alma de nuestra cultura, un alma que se expresa también en la sonoridad de sus nombres: chicharrón / puchero / ceviche / pan de bono / tamal / pasta frola / achiras / sopa de cuchuco / encocado …. Por favor se me hace agua la boca!!!

En el consumo: Si se comunica que la producción y la preparación de los alimentos se realiza de manera respetuosa con las tradiciones culturales y con el medioambiente, el comensal va a disfrutar de cada alimento de manera diferente. Si se logra establecer un vínculo entre la gastronomía tradicional sostenible y el comensal, el consumo de esos alimentos se va a realizar de manera responsable, es decir, dando valor a la cultura local, a las manos que los preparan y aprovechando adecuadamente los alimentos sin desperdiciar. Evitar el desperdicio de alimentos reduce los gases de efecto invernadero que produce la basura.

La gastronomía sostenible es capaz de generar beneficios en los 3 pilares de la sostenibilidad

  • Cuida el medioambiente: con productos km0 que reducen huella de carbono y evitando el desperdicio que genera gases de efecto invernadero.

  • Promueve la cultura: la gastronomía sostenible celebra las tradiciones culturales de cada región

  • Fortalece la economía: elegir productos locales y disfrutar de los platos tradicionales genera puestos de trabajo y fortalece la economía local.


Las actividades turísticas responsables incorporan la gastronomía sostenible en todos los destinos. Elegir productos locales, fomentar el consumo de platos tradicionales, diseñar un menú con productos de estación contribuye con el desarrollo sostenible para que las actividades turísticas generen momentos inolvidables y dejen un buen legado en todos los destinos.

La Agenda 2030, en sus ODS 2 y 12, nos impulsa a realizar un cambio profundo hacia la producción agroalimentaria sostenible y a promover los productos locales que fortalezcan el respeto por la diversidad cultural.

El turismo responsable es capaz de generar un vínculo estrecho con la gastronomía sostenible, generando beneficios económicos, culturales y medioambientales en todos los destinos.

  • Un alojamiento puede diseñar su menú en base a productos de estación y de km0

  • Un turista puede elegir gastronomía tradicional en cada destino que visita para valorar su cultura, disfrutar sabores nuevos y crear puestos de trabajo.

  • Un guía de turismo puede acompañar a sus turistas por mercados locales y puestos de comida regional.

La gastronomía sostenible es una expresión cultural que conecta profundamente con el patrimonio natural de cada destino y fortalece la economía de sus comunidades. La gastronomía tradicional y sostenible ofrece platos únicos, no estandarizados, platos mágicos que en cada bocado manifiestan la herencia de las comunidades anfitrionas. Las actividades turísticas responsables pueden celebrar estas costumbres y generar beneficios en todos los destinos.



TURISTAS RESPONSABLES Y LA FOTOGRAFÍA (T1 E25 25 junio 2021)


Las fotografías son un medio de comunicación poderoso a la hora de definir un viaje, de motivar a otros a realizar un viaje, o de perdurar buenos momentos. Publicar una foto en las redes sociales proporciona información del destino, conecta al turista con las costumbres de las comunidades anfitrionas y atrae visitantes.

El auge de las redes sociales juega un papel importante en la difusión de esas fotografías y ha transformado la forma de viajar, de planificar y de vivir los viajes. La experiencia de las actividades turísticas se ha transformado a partir de la influencia de las redes sociales, con el avance de las tecnologías y los celulares. Las fotos que se publican en las redes sociales tienen la capacidad de fortalecer el vínculo del turista con su próximo destino o con su viaje preferido, y además son una fuente de información sobre la identidad de las comunidades anfitrionas.

Pero es necesario tomar fotografías a conciencia, la posibilidad que ofrece el celular de tomar miles y miles de fotografías es beneficioso, pero puede generar algunas contradicciones en lo que respecta al significado del mensaje que queremos transmitir al tomar y difundir esas

imágenes. Si voy a viajar, es necesario conectar profundamente con el destino anfitrión y ser respetuoso de los hábitos y costumbres de sus comunidades, es decir, si voy a tomar una foto, debo tener en cuenta que los anfitriones están realizando sus actividades diarias con sus atuendos diarios, no es un escenario con actores disfrazados, debo ser respetuoso de su cotidianidad, de sus templos, de tu patrimonio natural y cultural. Lo mismo sucede al publicar las fotos, debo ser responsable y cuidadoso de no publicar fotos que no han sido autorizadas por su dueños y de no ofender la idiosincrasia del destino anfitrión.

Conectar profundamente con el destino, también implica vincularse con la foto que voy a tomar, conocer la historia del lugar, dejarse enlazar por su entorno natural, relacionarse con sus costumbres. Una foto debe ser un recuerdo imborrable de un viaje, no un check list interminable de momentos que se olvidan al instante.

La Agenda 2030, en su ODS 12 nos impulsa a desarrollar un turismo sostenible que promueva los productos culturales del destino anfitrión, esto es, ser respetuoso al tomar fotografías y promover su patrimonio natural y cultural.

Una foto es un mensaje poderoso que se multiplica en las redes sociales y que puede definir, promover y motivar a realizar un viaje. Las fotos de tus destinos favoritos en las redes sociales conectan, restauran y reactivan los destinos turísticos y pueden generar muchos beneficios a las comunidades anfitrionas. Ser un turista responsable es conectar con el destino de manera profunda, tomando fotos a conciencia y publicando aquellas fotos que reflejen la identidad del destino, las maravillas de su entorno natural, las delicias de su gastronomía y las costumbres tradicionales. Con ese mensaje poderoso que se multiplica en las redes sociales, seremos capaces de generar grandes beneficios al planeta y a su gente en todos los destinos y de motivar a otros a sumarse a la iniciativa.



GESTIÓN SOSTENIBLE DEL TURISMO (T1 E27 2 julio 2021)

La gestión sostenible del turismo es el desarrollo de las actividades turísticas teniendo en cuenta el cuidado del medio ambiente, la cultura y el fortalecimiento de la economía de todos los destinos. Es el conjunto de acciones y directrices que orientan a las actividades turísticas hacia el cuidado del patrimonio natural y cultural de las comunidades anfitrionas.

Con el avance de las sociedades de consumo, las actividades turísticas deben desarrollarse en términos de un crecimiento sostenido y sostenible, es decir, que debe haber un crecimiento que además de ser rentable debe dejar un buen legado en el destino anfitrión.

Una gestión sostenible del turismo implica dar un uso óptimo de los recursos naturales, respetar la diversidad cultural y generar oportunidades de empleo digno. Las acciones sostenibles promueven la conservación de la biodiversidad, generan beneficios económicos y promueven el entendimiento y la tolerancia intercultural.

Cómo podemos gestionar de manera sostenible las actividades turísticas?

  • Un agente de viajes puede promover la gastronomía tradicional de todos los destinos, puede contratar guías locales para generar empleo, puede motivar a los turistas a cuidar la limpieza de todos los destinos.

  • Un hotel puede gestionar de manera responsable sus residuos, puede diseñar un menú con productos de estación y de km0 y evitar el desperdicio de alimentos..

  • Un guía de turismo puede realizar sus recorridos a pie para reducir huella de carbono, puede promover las tradiciones de los destinos y conectar a los turistas con emprendedores locales.

  • Un turista puede realizar un uso óptimo del agua de las duchas y la reutilización de las toallas, puede disfrutar de la gastronomía tradicional y realizar recorridos a pie para mejorar la calidad del aire de los destinos anfitriones.

La Agenda 2030, en sus ODS 8, 12 y 14 impulsa la gestión sostenible de un turismo que cuide el medioambiente, promueva los productos culturales y cree puestos de trabajo.

Gestionar de forma sostenible el turismo implica que todos los actores trabajen de manera conjunta, articulada y empática. La gestión sostenible del turismo tiene la capacidad de generar beneficios económicos, momentos inolvidables a todos los actores del sector y deja un buen legado en las comunidades anfitrionas. La gestión sostenible del turismo no es un nicho de ventas, no es una tendencia, es una forma de hacer turismo que ya está en marcha y que nos involucra a todos.



TURISMO COMUNITARIO Y REGENERATIVO

El turismo comunitario refiere a las actividades turísticas que se planifican con la participación activa de las comunidades locales y que generan beneficios al territorio. En la década del 80, en la declaración de Manila sobre el Turismo Mundial, el turismo comunitario ganó un lugar importante en el desarrollo de estrategias y políticas para su implementación, pero aún hoy la definición de turismo comunitario es un proceso de aprendizaje continuo de todos los actores.

El Turismo comunitario es una forma de gestionar las actividades turísticas que implica una planificación, una oferta, un control y una distribución de los beneficios por parte de la misma comunidad. La toma de decisiones está en manos de la comunidad anfitriona, y los beneficios económicos, ambientales y culturales quedan en el territorio.

El turismo comunitario permite a los habitantes del destino ser guías de turismo, prestar servicios, vender productos y participar en la toma de decisiones. Esta gestión de las actividades turísticas tiene un enfoque participativo, y la capacidad de generar empleo, de promover los productos culturales y concientizar sobre el cuidado del patrimonio natural del destino.

El Turismo comunitario:

  • Promueve las costumbres tradicionales de sus habitantes

  • Cuida el medioambiente del destino

  • Fomenta la integración, la inclusión, la participación y el liderazgo de las comunidades anfitrionas.

  • Pone en valor los recursos locales empoderando el trabajo de sus habitantes

  • Transmite la herencia, los conocimientos ancestrales y la historia del lugar a través de sus anfitriones

  • Conserva y distribuye los beneficios en el territorio

  • Capacita continuamente a todos los actores locales.

  • Promueve la reducción de la migración de los habitantes a las grandes ciudades.

  • Garantiza la protección de los recursos naturales, sus recursos hídricos y sus ecosistemas terrestres.

  • Reconoce la coexistencia de pequeños emprendimientos y servicios y productos públicos y privados

El turismo comunitario es un modelo de gestión de base local, que garantiza la participación de las comunidades, la transmisión de su patrimonio cultural, el cuidado del medioambiente y la generación de puestos de trabajo, generando beneficios que se concentran y se distribuyen en ese territorio. El turismo comunitario promueve los tres pilares de la sostenibilidad contribuyendo con los ODS de la Agenda 2030.

Todos los actores del sector pueden participar y fomentar el desarrollo del turismo comunitario que ya está en marcha y que genera la reactivación, restauración y desarrollo de las comunidades anfitrionas.



DESTINOS INTELIGENTES Y SOSTENIBLES (T1 E32 2 agosto 2021)

Un destino turístico inteligente y sostenible es un territorio orientado a mejorar la experiencia turística a través de la tecnología y la innovación, teniendo en cuenta el cuidado del medioambiente, la promoción de la cultura y el fortalecimiento de las economías de la comunidad anfitriona.

El concepto de “destino turístico inteligente” acompaña al de “ciudades inteligentes” que presenta a las ciudades con una visión global, inclusive, eficiente y sustentable que utiliza la información, las tecnologías de la comunicación para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En una ciudad inteligente:

  • Se planifica su ordenamiento territorial y financiamiento

  • Se tiene en cuenta una estrategia integral sobre la comunicación de los servicios

  • Se gestiona de manera equitativa la energía eléctrica y el alumbrado público con sistema LED

  • Se facilita la movilidad a través de un transporte público eléctrico y eficiente

  • Se utiliza la tecnología solar para el calentamiento del agua

  • Se fortalece el acceso a espacios públicos verdes: plazas, parques, etc.

  • Se refuerza la señalética apropiada para que cada espacio sea accesible

  • Se procura mejorar la calidad del aire reduciendo al máximo emisiones de CO2 con movilidad sostenible

  • Se realiza una gestión eficiente de los residuos

  • Se procura incrementar la participación ciudadana y la inclusión social

  • Se busca el equilibrio y la armonía, el cuidado del medioambiente, las necesidades de los habitantes y la competitividad

  • Se planifica estratégicamente, de forma integral y flexible, para adaptarse a los cambios que pueden manifestarse con el crecimiento de la población.

El destino turístico inteligente comparte este enfoque de las ciudades inteligentes y pone en acción 5 ejes para mejorar la experiencia del turista y la calidad de vida de los ciudadanos: gobernanza, innovación, sostenibilidad, tecnología y accesibilidad.

Gobernanza turística es la planificación estratégica y participativa de las acciones orientadas hacia el bien común, el respeto por la diversidad cultural y el fortalecimiento de las instituciones.

Innovación refiere al proceso de mejora continua, fortaleciendo la creatividad de la oferta de productos y servicios, y la diversificación de experiencias turísticas y la incorporación de tecnologías.

Sostenibilidad implica generar experiencias turísticas inolvidables para los turistas y pensar en dejar un buen legado a las comunidades anfitrionas y las futuras generaciones. Los destinos turísticos inteligentes se guían por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

Tecnología puesta al servicio de un nuevo turista digital que busca estar presente en todo el viaje. Internet, redes sociales, wifi, códigos QR, monedas virtuales, pagos a través del teléfono celular se han transformado en una herramienta poderosa para conectar con el destino y multiplicar un mensaje motivador a otros turistas que quieran visitar el destino.

Accesibilidad para todos se ha transformado en un gran desafío porque necesita una articulación público-privada fuerte y consensuada que permita acciones concretas en la arquitectura, la movilidad, el empleo, la cultura y todos los ámbitos de la vida del ciudadano anfitrión y del visitante.

Un destino turístico inteligente es un territorio que minimiza las brechas, fortalece la competitividad, promueve la calidad de vida de los anfitriones y mejora la experiencia turística del visitante.

El turismo inteligente, responsable y sostenible ya está en marcha y todos podemos sumarnos a esas iniciativas.



ANFITRIONES (T1 E34 9 agosto 2021)

Detrás de cada actividad turística que realizamos hay un anfitrión, una persona que invierte tiempo y dinero en poner a punto todos los productos y servicios que permiten que los turistas pasemos momentos inolvidables. Los anfitriones del destino construyen, para el turista, un espacio de entretenimiento, de relajación, de aventura, de celebración de la cultura del lugar.

El anfitrión imprime el carácter y la personalidad de la comunidad receptora en cada actividad, la envuelve de la identidad cultural heredada de su pueblo, de las tradiciones y costumbres tradicionales de su ciudad. El anfitrión del destino conoce a fondo el patrimonio cultural, natural y económico de su comunidad.

La comunidad receptora se beneficia de diferente manera con las actividades turísticas, están los actores del sector que se benefician de manera directa, como los hoteles, guías de turismo, oficinas de información turística, feria de artesanos, comerciantes, ellos establecen un contacto directo con el turista, pero también están los vecinos, el resto de esa comunidad que también obtiene beneficios porque se reactiva su economía y de fortalece su identidad cultural.

Anfitriones son todos los miembros de una comunidad, los que se relacionan directamente con el turista y los que dan vida al destino con sus hábitos, sus costumbres, su identidad cultural.


Para que un destino turístico sea sostenible, los beneficios generados con las actividades turísticas deben distribuirse de manera equitativa y justa con todos los miembros de la comunidad. Para que esto sea posible, todos los miembros de la comunidad deben trabajar de manera articulada, y conscientes de la gestión turística que se está implementando en el destino. Estos beneficios, además de económicos, son culturales y medioambientales. Esto quiere decir, que las actividades turísticas deben ser responsables con la calidad del aire del destino y respetuosas de sus hábitos y costumbres.

El anfitrión tiene un rol fundamental y comprometido con la comunicación. El anfitrión tiene la capacidad de visibilizar las bondades de su comunidad, de contar los secretos mejor guardados del destino y revelar los rincones más mágicos, para que el turista viva una experiencia única y, a su vez, replique ese mensaje y motive a otros posibles turistas.

El trabajo y esfuerzo de los anfitriones contribuye con los ODS de la Agenda 2030, especialmente el ODS 8 Trabajo decente y crecimiento económico y el ODS 12 Producción y Consumo Responsable, promoviendo los productos culturales y creando puestos de trabajo.

La mejor manera de conectar con el destino es a través de los anfitriones, ellos te brindaran una experiencia única conectando profundamente con el patrimonio natural y cultural del destino.



TURISMO Y MODA SOSTENIBLE (T1 E36 16 agosto)

Las actividades turísticas también pueden contribuir con el desarrollo sostenible de la moda, con el consumo responsable de los productos textiles regionales y con la visibilización de la moda de emprendedores locales, en cada destino que visitamos.


La moda sostenible es la moda que cuida el planeta y a su gente desde la producción hasta su consumo. La moda sostenible le da un valor especial al producto, porque está realizado por manos trabajadores locales, con su identidad, su cultura, sus tradiciones heredadas. Pensar en un producto textil sostenible es tener en cuenta todo su proceso de producción, con materiales nobles y duraderos. No son productos económicos de usar y tirar. Son productos que llevan la impronta de su productor, de su lugar de origen y perduran en la vida del consumidor. Son prendas únicas y no estandarizadas.

El consumo masivo impulsa la producción de prendas de poco valor, con materiales que no duran mucho tiempo, y con productores poco remunerados. La consecuencia será trabajadores empobrecidos en un trabajo poco digno y la generación de prendas que enseguida se convierten en basura. En decir que, esa producción intensiva y el desperdicio de ropa genera gases de efecto invernadero que impactan directamente contra el cambio climático.

La Agenda 2030 en su ODS 12 insta a las actividades turísticas a generar un desarrollo sostenible de sus productos desde su producción hasta su consumo.

Cómo contribuyen las actividades turísticas a revertir ese proceso?

Cómo podemos promover la moda sostenible?

Uniformes, mantelería, ropa de cama, son algunos productos que podemos utilizar de forma sostenible, pensando en materiales duraderos y confeccionados por productores locales. Los turistas podemos comprar productos regionales, de emprendedores, artesanos o comerciantes de la comunidad anfitriona y de todos los estilos. Es importante aclarar que no necesariamente la moda sostenible refiere a productos de estilo folklórico o tradicional. Un poncho, una cortina, un mantel, unos zapatos, si están producidos localmente, van a brindar beneficios positivos al medioambiente y generar puestos de trabajo digno.


Comprá en mercados locales, en ferias de artesanos, en centros comerciales a cielo abierto. Decorá tu alojamiento con cortinas, manteles y ropa de cama de materiales nobles y duraderos. Todos podemos promover la producción y consumo de productos locales y culturales que permitan el desarrollo sostenible de la moda, en todos los destinos, para generar beneficios al medioambiente y a las comunidades anfitrionas.



HUELLA DE CARBONO (T1 E38 23 agosto 2021)

La Huella de Carbono es un indicador que da cuenta de la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) generados, directa o indirectamente, por una persona, una actividad, una empresa. Esos gases de efecto invernadero, en niveles elevados, generan un impacto negativo en el medioambiente, perjudicando la salud y el bienestar de la humanidad toda.

El efecto invernadero es un fenómeno natural beneficioso porque mantiene la temperatura adecuada para la vida en la tierra. Los GEI, presentes en la atmósfera en niveles normales, son los responsables de ese proceso porque absorben la energía infrarroja del sol y mantienen la tierra lo suficientemente caliente para que podamos habitarla. Pero, la Revolución Industrial aumentó los niveles de las emisiones de algunos gases que producen un Efecto Invernadero nocivo para el planeta y sus habitantes. El aumento de las emisiones de CO2, principalmente, provoca que el calentamiento de la tierra sea mayor al que necesitamos para vivir, provocando cambios climáticos nocivos para todos.

La Huella de Carbono permite dar cuenta de la cantidad de GEI que emiten las actividades humanas y que perjudican la vida en la tierra. Ya está absolutamente comprobado que las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero que generan un impacto negativo en el medioambiente provienen de las actividades humanas. Dióxido de carbono, gas metano, óxido nitroso, en concentraciones elevadas, generan un impacto negativo que debemos medir, cuantificar, reducir y frenar de todas nuestras actividades.

La huella de carbono está asociada directamente con el cambio climático, con los fenómenos meteorológicos extremos como las sequías, huracanes, lluvias intensas que generan daños irreparables a las comunidades y los ecosistemas.

Cómo podemos reducir nuestra huella de carbono desde el sector turístico?

Las actividades turísticas generan gases de efecto invernadero, pero también tiene un gran potencial de concientización y de ponerse en acción para reducir la huella de carbono y promover la lucha contra el cambio climático.

  • Reducir el desperdicio de alimentos

  • Mantener en óptimas condiciones los motores de la flota de transportes

  • Elegir caminatas y paseos en bici.

  • Apagar el aire acondicionado al salir del alojamiento

  • Reducir el uso de plásticos de 1 solo uso

  • Separar residuos y reciclar

  • Elegir prestadores de servicios con conciencia ambiental y social.

Estas son algunas acciones que contribuyen a reducir la huella de carbono y promueven los ODS 11, 12 y 13 de la Agenda 2030.

Debemos tomar conciencia sobre nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Los invito a asesorarse, a medir la huella de carbono y a reducir el impacto negativo que puedan estar generando las actividades turísticas.



EVENTOS SOSTENIBLES (T1 E40 30 agosto 2021)

Los eventos masivos congregan espectadores que activan las actividades turísticas de los destinos anfitriones. Si estos eventos se gestionan de manera sostenible tienen la capacidad de generar beneficios a la economía, la cultura y el medioambiente de la comunidad local.

Un evento sostenible es aquel que se planifica y desarrolla teniendo en cuenta el aspecto social, medioambiental y económico del entorno donde se lleva a cabo. Un recital, festival, congreso, feria o evento deportivo, que se gestiona de manera sostenible tiene la fuerza y la capacidad de reducir el impacto negativo y generar beneficios al destino anfitrión.


Estos espacios, además, son encuentros de concientización para el público que puede involucrarse en las costumbres de la comunidad local, reactivar su economía y proteger su patrimonio natural. Las grandes masas de público que asisten a estos eventos, pueden generar grandes beneficios a las actividades turísticas.

¿Cuáles son las acciones que podemos desarrollar para orientar nuestros eventos hacia la sostenibilidad?

Teniendo en cuenta los 3 pilares de la sostenibilidad: cuidado del medioambiente, protección de la cultura y fortalecimiento de la economía local, algunas de las acciones que podemos desarrollar son:

  • Reducir y gestionar los residuos de manera adecuada y reducir la huella de carbono.

  • Evitar la contaminación auditiva y lumínica.

  • Promover las costumbres, la gastronomía, las rutinas de la comunidad local y respetar sus normas.

  • Contratar personal del lugar y comprar recursos en el destino anfitrión.

Estas acciones dejan un buen legado en las comunidades anfitrionas y generan beneficios a los eventos, porque atraen espectadores que ya se están sumando a estas iniciativas globales.

Ya existen grandes eventos e influencers que están incluyendo y visibilizando sus acciones sostenibles.

Los Juegos Olímpicos dieron a conocer su compromiso en la lucha contra el cambio climático y las acciones que promueven la sostenibilidad con el objetivo de garantizar que los impactos positivos de los Juegos de Tokio 2020 se extiendan mucho más allá de los límites de Tokio, la ciudad anfitriona, para llegar a todo el mundo:

  • El 100% de la electricidad de las sedes es renovable

  • El 99% de los artículos y bienes adquiridos o alquilados se reciclarán o reutilizarán.

  • El 65% de los residuos generados se reutilizan o reciclan.

  • Se aprovecha agua de lluvia y se realizó un uso óptimo de los recursos hídricos

  • Se creó una red ecológica al replantar ciertas zonas con especies nativas.

  • Se concientizó sobre la diversidad y la inclusión (D&I).

  • Las medallas se realizaron con desperdicios electrónicos y los podios con plástico reciclado.

  • Se crearon espacios de concientización y visibilización de la importancia de la sostenibilidad.

La banda Coldplay también ha anunciado que apostará por una gestión sostenible de sus eventos. Chris Martin, el líder de la banda, en una entrevista a la BBC ha anunciado que se tomarán un tiempo para planificar sus giras teniendo en cuenta la huella de carbono que dejan estos eventos, poniendo énfasis en sus traslados en avión y en la reducción de plásticos de un sólo uso.

La Agenda 2030, en sus ODS 11, 12 y 13 impulsa la creación de espacios de concientización sobre el cambio climático, la calidad del aire, la adaptación de las ciudades hacia la sostenibilidad y la promoción de productos culturales para reactivar las economías locales.

Los eventos sostenibles tienen la fuerza para concientizar, promover y movilizar grandes masas de turistas que pueden generar beneficios a la comunidad local y reactivar las actividades turísticas. Ferias, Congresos, Eventos Deportivos, Recitales, festivales, ya están poniendo en marcha la gestión sostenible que crea oportunidades para todos y dejan un buen legado.


TURISMO SOSTENIBLE y ODS (T1 E42 6 septiembre 2021)


El Turismo Sostenible es el turismo que genera beneficios en el medioambiente, la cultura y la economía de todos los destinos turísticos.

“Sostenible” se refiere a una forma de gestión, no es un nicho de ventas, sino una forma de desarrollar las actividades turísticas en todos los destinos.

A veces se asocia el turismo sostenible con el turismo ecológico o de naturaleza, pero es necesario desarticular esa idea porque, en realidad, la sostenibilidad se refiere a la forma de gestionar las actividades turísticas teniendo en cuenta los tres pilares de la sostenibilidad: cuidado del medioambiente, respeto por la cultura y fortalecimiento de la economía local. Estos tres pilares se ponen de manifiesto en las buenas prácticas del turismo sostenible, es decir, acciones concretas y sencillas de aplicar que generan beneficios a todos los actores del sector. Turismo de aventura, turismo de entretenimiento, turismo cultural, turismo de compras, turismo religioso, todos podemos desarrollar buenas prácticas de turismo sostenible.

¿Cuáles son estas Buenas Prácticas que orientan nuestras acciones hacia la sostenibilidad?

  • Optimizar el uso del agua, gas, electricidad

  • Gestión eficiente de residuos

  • Movilidad limpia

  • Respeto por las rutinas, hábitos y costumbres de las comunidades anfitrionas

  • Elegir gastronomía tradicional

Estas son algunas buenas prácticas que podemos desarrollar en todos los destinos: en el campo, en la ciudad, en un estadio, en un teatro, en la playa. Turistas, hoteleros, agentes de viajes, guías de turismo, todos podemos desarrollar estas buenas prácticas, no es necesario cambiar nuestras preferencias de viaje o los productos o servicios que vendemos, sino debemos planificar, diseñar y desarrollar las actividades turísticas de manera responsable, consciente y dejando un buen legado en los destinos anfitriones.

La Agenda 2030 en sus ODS 8, 12 y 14 instan al sector turístico a desarrollar un turismo sostenible que promueva el cuidado del medioambiente, los productos locales y genere puestos de trabajo.

El turismo sostenible implica un proceso reflexivo que comienza en el diseño de los productos y servicios turísticos teniendo en cuenta al planeta y a su gente en todos los destinos. Diseñar, planificar y gestionar productos y servicios con enfoque sostenible es un camino dinámico que se construye poco a poco y con un compromiso profundo.

El turismo sostenible es responsable, rentable, restaurador, resiliente y ya está en marcha construyendo un turismo mejor para un mundo mejor.



TURISMO RESPONSABLE & ODS (T1 E44 13 septiembre 2021)

El turismo responsable orienta sus acciones hacia la sostenibilidad. El desarrollo turístico responsable se basa en los tres pilares de la sostenibilidad: el cuidado del medioambiente, la protección de la cultura y el fortalecimiento de las economías locales.


Diseñar, planificar y desarrollar acciones turísticas responsables conlleva un compromiso con el planeta y su gente. Esta forma de concebir el turismo no se refiere a un nicho de ventas, sino a una forma de hacer turismo, a una gestión de las actividades turísticas en todos los destinos. Es necesario desarticular la idea de que el turismo responsable con enfoque sostenible se refiere al turismo de naturaleza o ecológico. Generar espacios de concientización sobre el cuidado del medioambiente y poner en acción prácticas que valoren la diversidad cultural y creen puestos de trabajo es una oportunidad para todos. Todos podemos desarrollar buenas prácticas de turismo responsable, todos podemos brindar herramientas para que los turistas, los agentes de viajes, los guías de turismo, los hoteleros y las comunidades locales se unan en pos de un turismo que genere beneficios para todos y deje un buen legado para las futuras generaciones.

¿Cuáles son esas buenas prácticas de turismo responsable con enfoque sostenible?

Si bien es cierto que podemos ponernos objetivos ambiciosos, la sostenibilidad es un camino dinámico y procesual que se transita poco a poco con un compromiso profundo. Lo más importante es celebrar los logros, afianzar hábitos saludables y reforzar aquello que aún nos falta.

Una buena gestión de residuos, el respeto por las costumbres de las comunidades anfitrionas y contratar guías locales son un buen ejemplo de buenas prácticas de turismo responsable con enfoque sostenible.

Estas buenas prácticas también promueven los ODS de la Agenda 2030, especialmente el

ODS 8 TRABAJO DECENTE Y CRECIMIENTO ECONÓMICO

ODS 12 PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLE

ODS 13 ACCIÓN POR EL CLIMA

Turismo ecológico, turismo urbano, turismo cultural, turismo de entretenimiento, turismo religioso, todos podemos desarrollar buenas prácticas de turismo responsable, generar beneficios para todos los actores del sector y dejar un buen legado en las comunidades anfitrionas.

El turismo responsable con enfoque sostenible ya está en marcha y todos tenemos la oportunidad de realizar buenas prácticas comprometidas con el planeta y su gente.




ANIVERSARIO DE LA AGENDA 2030 - 15 SEPTIEMBRE (T1 E46 20 septiembre 2021)


El 25 de septiembre de 2015, la Organización de Naciones Unidas y sus Estados miembros presentan la Agenda 2030, un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que buscan erradicar la pobreza, cuidar el planeta y lograr un mundo más justo para todos.

Los ODS son prioridades a tener en cuenta hasta el 2030, son un lenguaje común que nos une en pos de un futuro más sostenible y saludable para todos. El desarrollo sostenible es una forma de gestión de las actividades humanas que tienen en cuenta al planeta y a su gente. Diseñar, planificar y desarrollar actividades con enfoque sostenible supone un compromiso fuerte con el medioambiente, la cultura y la economía, esos son los 3 pilares de la sostenibilidad.

Si bien todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible atraviesan al sector turístico, el ODS 8 TRABAJO DECENTE Y CRECIMIENTO ECONÓMICO, el ODS 12 PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLE Y el ODS 14 VIDA SUBMARINA, refieren en sus metas al turismo y específicamente al turismo sostenible, instando a todos los actores del sector que orienten sus productos y servicios hacia la sostenibilidad para generar beneficios medioambientales, culturales y económicos en todos los destinos.

¿Cómo podemos contribuir, desde el sector turístico, con los ODS de la Agenda 2030?

Hoteleros, agentes de viajes, guías de turismo, operadores turísticos, todos pueden promover los ODS con Buenas Prácticas de Turismo Responsable, acciones concretas y sencillas de aplicar que promueven el cuidado del medioambiente, la cultura local y las economías regionales en todos los destinos. Es necesario subrayar la idea de que todos podemos participar, que los ODS y el desarrollo sostenible es para todos, para todos los destinos y todas las actividades turísticas. A veces se asocia el desarrollo sostenible con el turismo de naturaleza o el turismo ecológico, pero lo cierto es que: cuidar la calidad del aire, gestionar adecuadamente los residuos, respetar las rutinas de los vecinos o promover la gastronomía tradicional son buenas prácticas que se pueden implementar en el turismo urbano, en el turismo rural, en el turismo de entretenimiento, todos podemos orientar nuestros productos y servicios hacia la sostenibilidad.

La Agenda 2030 es nuestro lenguaje común, es la fuerza que nos guía y cada uno, con pequeñas acciones puede contribuir con los ODS. Es necesario comenzar ya, ponerse en acción, y recorrer poco a poco, el camino hacia la sostenibilidad. La Heroica se compromete a promover los ODS de la Agenda 2030 y a motivar, visibilizar y empoderar a todas esas iniciativas que se sumen a este turismo que ya está en marcha, un turismo sostenible que es restaurador, rentable y resiliente.



DÍA INTERNACIONAL DE CONCIENTIZACIÓN SOBRE LA PÉRDIDA Y DESPERDICIO DE ALIMENTOS - 29 SEPTIEMBRE (T1 E48 29 septiembre)

A nivel mundial, aproximadamente un tercio de los alimentos producidos se pierden o se desperdician entre la cosecha y la venta al por menor.


El desperdicio de alimentos también implica la pérdida de agua, energía, capital, mano de obra y todos los recursos que se utilizan para su producción. Además, el desperdicio de alimentos produce basura que contamina la tierra y genera gases de efecto invernadero (GEI) que contribuyen al cambio climático. La seguridad alimentaria y la disponibilidad de alimentos se ven afectadas por las consecuencias del desperdicio de alimentos y puede contribuir al aumento del costo de la alimentación poniendo en riesgo a las poblaciones vulnerables.

Desde el sector turístico tenemos la fuerza para reducir el desperdicio de alimentos y contribuir a dar aún más valor a la gastronomía tradicional que es patrimonio cultural de las comunidades anfitrionas.

  • Ofrecer un menú con productos de estación comprados a productores locales y concientizar al huésped sobre la importancia de servirse en el plato lo que se va a consumir.

  • Preparar los platos aprovechando de forma óptima los productos y los recursos (el agua, el gas).

  • Visibilizar el valor de cocinar recetas heredadas y tradicionales con manos de cocineros locales.

  • Donar el excedente a organizaciones que lo lleven a las poblaciones vulnerables.

Estas son algunas de las acciones que podemos realizar para promover la producción y consumo responsable de los alimentos, evitar el desperdicio y empoderar la gastronomía tradicional.

Es fundamental establecer un vínculo profundo entre el productor, el cocinero y el huésped. Si logramos visibilizar el trabajo que conlleva cosechar los productos, preparar cada receta, la capacidad que tiene un sólo plato de generar trabajo decente, la posibilidad que tenemos de cuidar el planeta si no producimos basura, vamos a lograr que todos los que están involucrados en la producción y consumo de alimentos lo hagan de forma responsable. Y el turista va a disfrutar aún más de cada plato que consume y no va a dejar ni una miguita!

En el marco de la campaña Comé Tranca, realizada por La Heroica y el Centro Argentino de Turismo Responsable y Sostenible, durante las vacaciones de verano en Argentina, en los meses de diciembre, enero y febrero, la Eco Posada Casartero logró disminuir el desperdicio de alimentos en sus desayunos de una forma innovadora, resiliente y empática.

Virna y Germán, administradores de la Eco Posada, ubicada en San Rafael - Mendoza, lograron generar espacios de concientización con sus huéspedes. Estableciendo un contacto profundo con los turistas que visitaban la posada, les contaron el trabajo que conlleva cada uno de los alimentos servidos en los desayunos: el esfuerzo de los vecinos productores en la naturaleza, el trabajo de Virna en la cocina y el significado de cada plato con su impronta cultural y tradicional. En este maravilloso trabajo de empatía y compromiso lograron “consensuar” con el huésped la cantidad de alimentos que les iban a servir en el desayuno. Así nació un desayuno “poderoso”, bien servido, abundante, rico, variado y con la porción justa para cada huésped, evitando el desperdicio de pan, leche, jugo, mermelada, queso untable y pastelería.


La Agenda 2030 en la meta 3 de su ODS 12 nos impulsa a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per capita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.


Desde el sector turístico tenemos la oportunidad de ponernos en acción para aprovechar al máximo los alimentos que producimos, de esta manera, solo ahorramos recursos sino que también atraemos y fidelizamos turistas que buscan experiencias únicas y comprometidas con el planeta y su gente.

El turismo sostenible ya está en marcha y todos podemos sumarnos a este camino para construir un turismo mejor y un mundo mejor.



TURISMO SOSTENIBLE Y RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL (T1 E50 5 octubre)

El concepto de Responsabilidad Social Empresarial ha venido ganando terreno en la cultura organizacional de muchas empresas gracias a la globalización, el avance de las nuevas tecnologías y la creciente concientización ecológica de los usuarios o clientes.

La Responsabilidad Social Empresarial es el compromiso que tienen las empresas con el medioambiente y la sociedad en la que se emplaza, es la gestión de sus actividades teniendo en cuenta los tres pilares de la sostenibilidad: el cuidado del medio ambiente, la protección de la cultura y el fortalecimiento de la economía.


Desde el sector turístico también muchas empresas ya están incorporando áreas de Responsabilidad Social Empresarial en su estructura, orientando sus acciones hacia la sostenibilidad y gestionando sus actividades con enfoque responsable e inclusivo, teniendo en cuenta la rentabilidad y también el medioambiente y la cultura.

Para que esto sea posible es necesario establecer alianzas estratégicas, empáticas y resilientes. Conectarse profundamente con el entorno, con el patrimonio natural, cultural y económico de todos los que componen esa empresa y de todos los que son alcanzados por esa empresa. Hoteles, prestadores de servicios, restaurantes, operadores, agencias de viajes, guías de turismo, agencias de viajes, turistas, todos podemos establecer alianzas estratégicas con enfoque sostenible para mejorar las experiencias turísticas y dejar un buen legado en cada destino.


La Agenda 2030 en su ODS 17 nos insta a establecer alianzas de acuerdo y cooperación, para garantizar un mundo más próspero y justo para todos.


El turismo sostenible con una visión de negocios socialmente responsable que integra el respeto por las personas, los valores éticos, la comunidad y el medioambiente, ya está en marcha y todos podemos sumarnos a este camino para construir un turismo mejor y un mundo mejor.


La primer temporada del podcast Pedal concluyó en octubre de 2021! Agradecemos a nuestra audiencia y a los sponsors que nos acompañaron! Nos vemos en la próxima temporada! chin chin!



22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo