Buscar
  • María Luisa Braña

EL MUNDO A TRAVÉS DE LA COMUNICACION

Actualizado: hace 6 días

MARÍA LUISA BRAÑA


ENGAGEMENT CON ENFOQUE SOSTENIBLE

El engagement con enfoque sostenible es el vínculo que establece una marca con su audiencia, teniendo en cuenta los tres pilares de la sostenibilidad:

  • Cuidado del medioambiente

  • Protección de la cultura

  • Fortalecimiento de la economía


Visibilizar y potenciar el enfoque sostenible de nuestras actividades en el ámbito de la comunicación es multiplicar un mensaje poderoso de compromiso con el planeta y su gente!


El enfoque sostenible debe ser el faro que guía cada una de nuestras actividades. Planificar, diseñar y desarrollar contenido comunicacional teniendo en cuenta al medioambiente y a la gente, es generar un vínculo profundo con nuestra audiencia o nuestro cliente, impulsando acciones responsables y concientizando sobre problemas ambientales.


La transformación digital, especialmente las redes sociales, permiten una interacción constante entre la marca y su audiencia. El rol del comunicador es generar contenido digital de calidad, que genere espacios de concientización, compromiso y engagement sostenible.

Este engagement sostenible cautiva y refuerza relaciones duraderas de conexión profunda, basadas en una experiencia satisfactoria, rentable y beneficiosa para todos.



Comunicación Institucional con enfoque sostenible

(documento presentado en el marco de la cátedra Comunicación Institucional de la carrera de Comunicación Social de la Universidad de San Isidro - Profesora: Decana Constanza Barbato)

El rol de las instituciones en la promoción y fortalecimiento de acciones de cuidado del medioambiente es fundamental a la hora de reforzar hábitos saludables y visibilizar buenas prácticas.

El compromiso con una gestión ambiental eficiente es un valor que define a las instituciones, a las personas que la componen y a los usuarios, clientes o beneficiarios a los que van dirigidas las acciones de esa institución.

La gestión ambiental es el conjunto de decisiones que se llevan a cabo para lograr el

desarrollo sostenible, es la forma en que se implementan las acciones teniendo en cuenta los tres pilares de la sostenibilidad: cuidado del medioambiente, protección de la cultura y fortalecimiento de la economía del lugar donde se emplaza la institución.


Es necesario implementar buenas prácticas para generar beneficios al medioambiente, es decir, acciones concretas y sencillas de implementar que contribuyan con los tres pilares de la sostenibilidad.

1. Buenas Prácticas medioambientales

¬ Ahorro de energía: efectivizar el uso de la energía eléctrica en las instalaciones.

¬ Cuidado del agua: uso óptimo del agua en los sanitarios o limpieza de las instalaciones. Aprovechar el agua de lluvia. No generar acciones que contaminen las napas de agua.

¬ Gestión adecuada de residuos: Reducir, reutilizar y reciclar residuos en las instalaciones. Incorporar los tres cestos de basura.

¬ Aire y Ruido: ventilar las habitaciones y cuidar las emisiones de gases para contribuir con la mejora de la calidad del aire. Evitar la contaminación auditiva para mejorar la salud de las personas que conforman la institución y los ecosistemas que rodean el edificio.

¬ Plásticos de 1 sólo uso y papel: reducir al máximo los materiales descartables y digitalizar la mayor cantidad de procesos para evitar el uso indebido de papel.


2. Buenas Prácticas culturales

¬ generar espacios de concientización sobre el cuidado y fortalecimiento del patrimonio medioambiental y cultural de la institución y de la comunidad en la que se emplaza la institución.

¬ invertir en investigación sobre políticas medioambientales y acciones que contribuyan a la gestión medioambiental de la institución.


3. Buenas Prácticas económicas

¬ implementar buenas prácticas contribuye con el ahorro de costos en agua, luz, gas, papel, etc

¬ fortalecer el vínculo con los vecinos de la institución para generar alianzas comerciales que beneficien a todos.


La gestión ambiental es un proceso dinámico y permanente que implica revisar, reforzar y fortalecer las buenas prácticas desarrolladas en las instituciones con cierta periodicidad para que los beneficios que se generan se transformen en un desarrollo sostenido y sostenible.

El desarrollo humano requiere un ambiente saludable para poder desarrollar sus actividades de forma eficiente, productiva e innovadora. A través de la gestión ambiental sostenible podremos satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones (Gro Harlem Brundtland. Our Common Future, 1987)



Todos podemos generar beneficios medioambientales, culturales y económicos en cada lugar que ocupemos en la comunidad. Cada persona, institución o empresa es capaz de poner en acción buenas prácticas que impulsen el desarrollo sostenible. Lo importante es confiar en el desarrollo sostenible, en las buenas prácticas como herramienta de gestión y ponerse en acción.






6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo