Buscar
  • María Luisa Braña

Turismo Slow

Actualizado: sep 5

Del PODCAST PEDAL

Podcastera: María Luisa Braña

Mayo 2021

El Turismo Slow es una forma de hacer turismo, es un turismo que involucra un proceso de reflexión a la hora de planificar un viaje o diseñar productos y servicios turísticos. Ese proceso reflexivo tiene que ver con considerar los beneficios que genera la actividad turística en los destinos según el tiempo que dedicamos a los viajes. El turismo slow es la disposición a planificar el viaje con un propósito, es la capacidad de detenerse a contemplar cada detalle de mis paseos sin horarios apretados, es la dicha de saber que puedo disfrutar de un mismo lugar el tiempo que necesite, sin prisa, aprovechando el tiempo y sin itinerarios sobrecargados.

El turismo slow tiene una percepción significativa del tiempo que implica vincular la experiencia turística con el destino anfitrión de manera estrecha y profunda para descubrir la intensidad de su patrimonio natural y cultural. Es tener en cuenta lo que ofrece el destino desde el inicio del viaje y celebrar sus hábitos, sus costumbres y su espacio natural. Se presta mucha atención al binomio diversión-celebración, es decir, el turismo slow, no sólo diseña actividades turísticas para divertirse, sino también para celebrar la diversidad cultural, para celebrar la belleza de su patrimonio natural, para celebrar y aprender un mundo nuevo. Y para eso es necesario parar el tiempo, planificar con cuidado y viajar a conciencia.


Desarrollar un turismo slow no significa cambiar mis preferencias de viajes, sino experimentarlo de una manera única, disfrutando de cada detalle y conectando con el destino profundamente y sin prisa. Ya sea en mi playa preferida, en la ciudad que paseo habitualmente, en lo alto de una montaña o en el medio del campo, siempre puedo comenzar a experimentar mi viaje de manera slow, conectando con el entorno, con la gente y cuidando el medioambiente.

Son recomendables los viajes de cercanía, aprovechar los destinos dentro de mi municipio o mi provincia y pasar más tiempo en un mismo lugar. Más cerca, más tiempo, más información del destino, son los requisitos ideales del turismo slow. Dedicar el mayor tiempo posible a la planificación y disfrute de mis viajes es la clave para desarrollar un turismo slow. Además, viajar de manera más pausada y sostenible es una actitud generosa con el entorno, porque el turista tiene la posibilidad de vincularse con el destino anfitrión no sólo para beneficiarse con situaciones placenteras, sino también para generar beneficios al entorno natural, cultural y económico del destino.


El turismo slow genera muchos beneficios económicos en toda la cadena de las actividades turísticas. Diseñar, planificar y promover productos turísticos de forma slow atrae y fideliza clientes. Elegir destinos slow para mis paseos permite aprovechar mejor mi dinero y se crean puestos de trabajo porque compro productos regionales y contrato servicios locales en un mismo lugar y por más tiempo.

El turismo slow no es un nicho de ventas, es una forma de diseñar, gestionar y experimentar viajes en todos los destinos! El turismo slow es una herramienta que desarticula el concepto de overtourism o sobredensificacion turística, porque el éxito no está asociado a la cantidad de turistas que visitan el destino, sino a la calidad de los viajes y del vínculo que se construye entre el turista y el destino anfitrión. El turismo slow tiene su correlato en el concepto de turismo sostenible porque puede crear hábitos de consumo beneficiosos para el planeta y su gente y contribuye con la Agenda 2030 para un mundo mejor.

Cuales son las buenas prácticas de turismo slow que podemos desarrollar en nuestros viajes:

SÍ - Buenas Prácticas

  • Planificación: Planifica tus viajes, así conoces de antemano algunas costumbres del destino que te pueden ayudar a aprovechar de mejor manera tu tiempo y tu dinero sin contaminar el ambiente y generando beneficios para la comunidad local (distancias - transporte público - hoteles responsables - guías locales - gastronomía local - idioma - etc).

  • Un destino por más tiempo: Disfrutá de tus vacaciones en un solo lugar, preferentemente en destinos menos tradicionales, los que necesitan de tu visita para reactivar su economía y celebrar su cultura. Más días y menos destinos es la clave para el turismo Slow

  • Conectar con el entorno: Prestá atención a los sonidos de tu destino, escuchá lo que sucede a tu alrededor en silencio, reducí la contaminación auditiva para conectar con el entorno natural y social del destino.

  • Protocolos de bioseguridad: Solicita información a tu agente de viajes sobre los protocolos de bioseguridad implementados en esta época de pandemia, para ser respetuoso con el prestador de servicios, cuidar tu salud y la de todos.

  • Tiempo: Tomate tu tiempo para disfrutar del paisaje, de una sobremesa, de una caminata, de una compra en un mercado local, de un atardecer. Realiza tus actividades con el tiempo necesario para conectarte con el entorno, ya sea un entorno urbano o rural.

  • Baja temporada: disfruta de destinos en las temporadas menos visitadas para reducir el impacto de la sobredosificación turística.

  • Celebrar: Recuerda privilegiar el binomio diversión-celebración, es decir, realizar actividades turísticas pensando en divertirse, pero también en celebrar, en celebrar las costumbres, la naturaleza, la posibilidad inigualable de conocer un mundo nuevo (dicha y privilegio de pocos).

  • Comunicación y feedback: Cuando regreses de tus viajes, conectate con tu agente de viajes o tu hotel para comentarle tu satisfacción en los servicios. Visibiliza en tus redes tus mejores recuerdos y tus mejores fotos, tu mensaje puede ser muy poderoso para motivar a otros a sumarse al espíritu del turismo slow.

Estas buenas prácticas contribuyen con los ODS 8, porque fortalecen la economía del destino, con el ODS 12, porque celebran los hábitos y costumbres de las comunidades anfitrionas y con el ODS 13 porque refuerzan nuestro compromiso con el cuidado del medioambiente.

El turismo slow es una nueva aventura, es una forma nueva de experimentar los viajes y tener la dicha de vivirlos profundamente, conectando con el planeta y su gente. Con el turismo slow tenemos la oportunidad de construir un mundo mejor a través de actividades turísticas que piensan en el aprovechamiento del tiempo libre y también en celebrar la vida y la diversidad cultural.

Así seremos parte de la solución! Y esto es una buena noticia que hay que celebrar!


15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo