Buscar
  • María Luisa Braña

TURISMO SOSTENIBLE Y CAMBIO CLIMATICO

Mayo 2021

María Luisa Braña

Desde el aumento del nivel del mar hasta huracanes y grandes sequías, los efectos del cambio climático influyen directamente en las actividades turísticas, perjudicando a todos los actores del sector y a las comunidades anfitrionas.


El cambio climático es una variación global, significativa y permanente del clima producida por elevadas concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI). Estos gases, en condiciones normales hacen de la tierra un lugar habitable porque impiden que el calor del sol se propague hacia el espacio. Pero, cuando estos gases aumentan sus niveles por la industrialización desmedida, la deforestación o agricultura a gran escala, el efecto invernadero comienza a generar el aumento de las temperaturas y sus consecuencias.


Las actividades turísticas también son responsables de la emisión de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, pero a la vez, el sector turístico es capaz de tomar acción por el clima para revertir el impacto que genera el cambio climático. Por lo tanto, es necesario ponerse en acción para garantizar actividades turísticas que reduzcan su huella de carbono y permitan, a su vez, la resiliencia del sector, mitigando el impacto y adaptándose rápidamente a los cambios.


El ODS 13 de la Agenda 2030 nos impulsa a ponernos en acción por el clima, a fortalecer nuestra resiliencia y nuestra capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales en todos los países. Este Objetivo de Desarrollo Sostenible en su meta 3 también nos convoca a mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional en relación con la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.



El sector turístico es vulnerable a los efectos del cambio climático, generando inseguridad para el turista y pérdidas económicas para las comunidades anfitrionas.


Las grandes inundaciones provocan el aumento del nivel del mar erosionando las playas y ocasionando pérdida de actividades en los destinos turísticos costeros, la mala calidad de aire en las ciudades provoca que los turistas no visiten determinados destinos provocando el colapso de la economía que se desarrolla alrededor de las actividades del sector.


Los efectos del cambio climático nos perjudican a todos. Por eso es necesario poner en práctica acciones que permitan compensar el daño hecho y comenzar a generar beneficios restauradores y regenerativos.


El turismo tiene la capacidad de desarrollarse de manera sostenible para beneficiar al planeta y a su gente. Un turismo sostenible brinda herramientas resilientes que permiten mitigar el impacto del cambio climático y acelerar el proceso de recuperación.

Desarrollar buenas prácticas de turismo sostenible beneficia a todos los actores del sector. Estas buenas prácticas son acciones concretas, eficaces y sencillas de implementar que generan beneficios medioambientales, culturales y económicos.


El dióxido de carbono y el metano son gases de efecto invernadero producido por la combustión de los vehículos y la basura entre otras cosas, por lo tanto es necesario promover viajes y elegir viajes que inviten a:

¬ Elegir caminatas y paseos en bici reduciendo la combustión de los vehículos

¬ Reducir el desperdicio de alimentos que provoca basura, servirse en el plato lo que vamos a consumir

¬ Cuidar la limpieza de las playas y ciudades para reducir la basura - reducir el consumo de bolsas plásticas

¬ Consumir productos locales y disfrutar de la gastronomía tradicional con productos de estación y de km cero, esto es alimentos producidos en la zona, para evitar el traslado y reducir la huella de carbono.


Si bien las actividades turísticas generan gases de efecto invernadero, también pueden generar beneficios a las comunidades anfitriones. Para que esto sea posible es necesario realizar y promover viajes conscientes y responsables, planificar la oferta turística y planificar los viajes teniendo en cuenta no solo la satisfacción del turista, sino también las comunidades anfitrionas. Generar vínculos con el anfitrión del destino, respetar sus rutinas, su gastronomía, su gestión de residuos, sus normas.


También es importante visibilizar estas acciones, comunicar las buenas prácticas de turismo sostenible para concientizar y motivar a todos los turistas y a todos los actores del sector a sumarse a este cambio!

En todos los destinos!


De esta manera vamos a crear bases sólidas de un turismo restaurador, de un turismo regenerativo. De esta manera vamos a ser parte de la solución!



15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo