Buscar
  • María Luisa Braña

TURISMO Y MOVILIDAD SOSTENIBLE

Abril 2021

María Luisa Braña

Casco, candado, barbijo, 2 pisos por escalera haciendo equilibrio y avanzo. El sol de espalda y una brisa cálida en la cara y en el pecho. Pedaleo y pedaleo, voy bien de tiempo así que aprovecho las calles más arboladas. La bici es de mi hermana, tiene un canasto rosa en el frente que no va con mi estilo, pero la verdad que la vida me cambió radicalmente desde que comencé a pedalear hasta el trabajo. Es cierto que a veces los autos se meten a la bicisenda y me pego cada susto, pero igual vale la pena. Incluso si llueve me animo a recorrer los 20 minutos más libres de mis días. Antes me llevaba 1 hora 30 de viaje. Ahora, no sólo reduje el tiempo, sino que el recorrido es otro, rodeo las plazas, busco calles arboladas, encuentro rincones panorámicos maravillosos!

Pedaleo relajada porque voy con tiempo, la ciudad es distinta desde la bici, las sensaciones que despierta el clima de cada estación, los olores de las panaderías a la mañana temprano, el contacto con los vecinos. De vez en cuando me cruzo con otros ciclistas que también disfrutan de esta forma de experimentar el recorrido por la ciudad.

Levanto la cabeza al cielo y veo unas nubes cargadas y oscuras, mejor apuro la marcha así llego antes de que se largue a llover.


Existe una forma eficiente, limpia y saludable de movilizarnos por los destinos turísticos sin contaminar el ambiente, sin producir gases de efecto invernadero y conectando profundamente con el entorno natural y cultural del destino elegido para nuestro viaje: La bici.

La movilidad sostenible es un modelo que permite el traslado de las personas de forma accesible, efectiva y reduciendo la contaminación.

La forma actual de movilidad en la mayoría de las ciudades (ciudades pequeñas, intermedias o grandes urbes), tiene un impacto significativo sobre la calidad del aire, la cultura, los hábitos y la salud de los habitantes y de los turistas. El crecimiento del parque automotor genera congestión de tránsito con la consecuente pérdida de tiempo dentro de los vehículos, exceso de gasto en combustible, hacinamiento en los transportes, inseguridad, mala calidad del traslado y contaminación del aire. El transporte genera la cuarta parte de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, que provoca muchas de las enfermedades que padecen los habitantes y el alejamiento de los turistas.



La movilidad sostenible llega para revertir ese impacto. La bicicleta, el transporte público eficiente, las áreas públicas para caminatas y el acceso a plazas y espacios verdes, reduce la huella de carbono, mejora la calidad de vida urbana, el bienestar colectivo y fortalece el vínculo entre turistas y anfitriones.

La movilidad sostenible, generar beneficios:

En la economía: recorrer el destino en bici o caminando te acerca a los productos, a los mercados atendidos por gente de la comunidad, de la ciudad.

Beneficios en la cultura: recorrer el destino en bici o caminando te conecta con los hábitos y costumbres de los anfitriones, te conecta con el destino de una manera profunda, descubriendo secretos y rincones maravillosos que dentro del auto pasan desapercibidos.

Beneficios en el medioambiente: el transporte público eficiente, la bici y las caminatas reducen la huella de carbono y conecta al turista con el patrimonio natural del destino. Los árboles de las plazas, las flores de los balcones, las huertas urbanas y el clima del destino se aprecian profundamente desde el terreno, caminando, recorriendo en bici el lugar.


La movilidad sostenible en las ciudades es un cambio en los estilos de vida, en la organización de las ciudades, en la oferta turística, es un poderoso mensaje cultural, medioambiental y económico. En esta coyuntura de crisis de pandemia, la movilidad sostenible es una opción que une, que fortalece el vínculo con el anfitrión, que restaura los destinos.


El ODS 11 de la Agenda 2030 nos impulsa a redoblar nuestros esfuerzos para proteger y salvaguardar nuestro patrimonio natural, reduciendo el impacto ambiental negativo en las ciudades, prestando especial atención a la calidad del aire. También nos convoca a promover el transporte público y mejorar la seguridad vial. La movilidad sostenible contribuye directamente con este Objetivo de Desarrollo Sostenible.


El turismo urbano también puede ser sostenible. Promover el uso de transporte público, la bicicleta o los circuitos a pie es la clave para desarrollar un turismo urbano sostenible, rentable, resiliente y responsable. El turismo urbano tiene la posibilidad de generar beneficios al planeta y a la gente. Los turistas y actores del sector que orienten sus viajes, productos y servicios hacia la sostenibilidad podrán ser parte de la solución a la lucha contra el cambio climático.



3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo